Ondas gravitacionales en el Planetario

ondas_gravitacionales

A la luz de su reciente detección, las largamente anunciadas ondas gravitacionales están llamadas a abrir una nueva e inimaginada ventana a la investigación en amplios campos. El Planetario de Montevideo tiene el agrado de anunciar la conferencia que sobre el tema dictará el Dr. Rafael Porto, joven investigador compatriota en la materia.

‘El sonido del espacio-tiempo: Agujeros negros y Ondas gravitacionales’
Dr. Rafael Porto.
Viernes 27 de Mayo, 20:00 hs.
Planetario de Montevideo, Av. Rivera 3275.
Entrada Libre y Gratuita.

Las ondas gravitacionales y los agujeros negros -a pesar de su controvertida historia- han sido predichos por la teoría de la relatividad general de Einstein hace ya 100 años. Ambos son el producto de fenómenos gravitacionales en diferentes circunstancias.

Las ondas gravitacionales son pequeñas perturbaciones del espacio-tiempo, mientras que los agujeros negros representan la consecuencia extrema del colapso gravitacional.

El 14 de setiembre de 2015 el observatorio LIGO (Laser Interferometer Gravitational Observatory) pudo detectar pequeñas oscilaciones en distancias producidos por el pasaje de una onda gravitacional, a través de un experimento similar al de Michelson-Morley (el cual otrora -sin éxito- trató de detectar la presencia del éter).

Debido a la ‘debilidad’ de la fuerza gravitacional, la exactitud de las observaciones de LIGO fueron equivalentes a medir la distancia a la estrella más cercana, alpha Centauri, con la precisión de un cabello humano. Aun así, el fenómeno astronómico que produjo dicha onda gravitacional fue la colisión -hace miles de millones de años- de dos agujeros negros binarios de 30 veces la masa del sol, confinados a regiones de apenas el tamaño del departamento de Canelones.

Estos eventos son de los más espectaculares en el Cosmos. La energía radiada durante los últimos suspiros de la colisión observados por LIGO -unos meros 20 milisegundos- es mayor que la energía emitida por todas las estrellas visibles del universo en el mismo periodo de tiempo.

Luego de introducir la historia detrás de las ondas gravitacionales y los agujeros negros, en esta charla describiré el fenómeno de sistemas binarios, las observaciones de LIGO y qué hemos aprendido hasta ahora.

Concluiré con las perspectivas a futuro abiertas por este nuevo campo de observación del cosmos, y la posibilidad de detectar ondas gravitacionales producidas inmediatamente después del big bang al comienzo mismo del Universo.

Anuncios

Halley, 30 años después: conferencia de cierre.

rosetta

Hace 3 décadas el cometa Halley pasó por las cercanías del Sol -y de la Tierra-, y no lo hará sino hasta el 2061. Su última visita de 1986 concitó la atención mundial, generó un trabajo mancomunado de los países que disponían de tecnología espacial para lograr que varias sondas se acercaran al núcleo del cometa, y desencadenó en nuestro país una serie de iniciativas de divulgación muy diversas.

30 años después, el Planetario y la AAA se aúnan nuevamente, esta vez para conmemorar el pasaje del Halley de 1986. La muestra HALLEY, 76 AÑOS NO ES NADA, se está exhibiendo en el vestíbulo del Planetario de Montevideo, y permanecerá hasta el 31 de Mayo.

Por otra parte, se ha desarrollando un ciclo de conferencias que muestra una diversidad de puntos de vista sobre el Halley. Cerrando dicho ciclo, presentamos la conferencia de la Doctora Andrea Sosa, profesora adjunta del CURE, Universidad de la República.

La misión Rosetta: ¿un cambio de paradigma para los núcleos cometarios?
Dra. Andrea Sosa.
Viernes 20 de Mayo, 20:00 hs.
Planetario de Montevideo ‘Agrim. Germán Barbato’.
Av. Rivera 3275.
Entrada libre y gratuita.

El 12 de noviembre de 2014 la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), marcó un hito histórico al hacer descender por primera vez una sonda sobre un cometa, el 67P/Churyumov-Gerasimenko, tras un viaje de 10 años por el sistema solar. Por primera vez también, una nave espacial está acompañando al cometa en su órbita desde su pasaje por el perihelio (el 13 de agosto de 2015), hasta el fin nominal de la misión (previsto para septiembre de 2016). En la charla presentaremos algunos de los resultados científicos más relevantes y discutiremos como han afectado a nuestras ideas acerca de cómo se forman y cómo están constituidos los núcleos cometarios, piezas clave en los modelos de formación de sistemas planetarios.

Montañas y valles: entrevista al Dr. Ernesto Mordecki

Doctor en ciencias físico-matemáticas por el Instituto de Matemática Steklov de Moscú. Profesor de la Facultad de Ciencias e investigador especializado en procesos estocásticos. Usual nominado a los “Einstein de palo” (premios que otorga todos los años el centro de estudiantes de la Facultad de Ciencias) en categorías como mejor docente o por sus frases célebres . Hablamos con Ernesto Mordecki sobre su formación, trabajo actual y los desafíos del país, la educación y la matemática.  

Por Ernesto Acuña

EM_0.jpg

¿Cómo te acercaste a la matemática?

De niño no pensaba en estudiar matemática. Siempre en la escuela y en el liceo me iba bien y me gustaba, pero mi proyecto era estudiar ingeniería porque mis padres tenían un amigo ingeniero que había hecho una maestría en Estados Unidos, algo que para la época era muy distinguido. Incluso yo entré a la Facultad de Ingeniería y estudié algunos años hasta que me decidí por la matemática. En el año 82 entré a trabajar en el Instituto de Matemática de la Facultad de Ingeniería y al trabajar ahí algo empecé a estudiar, pero vine a la Facultad de Humanidades y Ciencias en el año 86.

En tu página recordás los años del IAVA, ¿Cómo era esa época?

Cursé el bachillerato en el IAVA en los años 79 y 80. Eran años bastante jodidos para estudiar, para los jóvenes, para el país.

El ambiente era muy autoritario, había muchas reglas de uniformes y disciplina. Y había una especie de resistencia a esas reglas como resistencia a la dictadura, una asimilación de esas dos cosas que no sé si tenía mucho que ver, pero era así.

*Página personal de Ernesto Mordecki: http://www.cmat.edu.uy/~mordecki/

Cuando estabas entrando a ingeniería, ¿Qué ideas tenías sobre lo que era la investigación matemática?

Muy poca idea. Uno se tiene que poner en ese contexto, eran épocas muy oscuras para el país. Es difícil retroceder a esa época, para ambientarse uno tiene que pasar, digamos, eras geológicas.

El Frente Amplio más allá de todos los problemas, sobre todo en los primeros períodos, fue como un aire fresco para el país. Es decir, el país antes estaba gobernado por abogados y políticos de familia, que hacían lo mismo que hicieron sus padres y sus abuelos, era un poco asfixiante.

Del 85 al 2005 es como una etapa de la cual hoy ya es difícil acordarse, pero, por ejemplo, toda la explosión que tuvo el Uruguay en materia de energía, cuando se salió del paradigma de la plaza financiera y se apostó a la productividad, se apostó a que se podían hacer cosas diferentes, eso fue un cambio brutal.

Pero del 85 para atrás entramos a otra capa en la cual la mayoría de los intelectuales y los profesores universitarios de izquierda estaban relegados. La enseñanza y la universidad eran de una mediocridad pasmosa. Increíble recordar las personas que daban clase, que supuestamente eran los que sabían. Más allá de que siempre había alguno escondido que mantenía una llamita de curiosidad. Porque el problema era que la curiosidad estaba prohibida, porque la curiosidad llevaba al marxismo y el marxismo ya en sí era un problema. No había que hacer preguntas. Yo tenía un cierto dejo de rebeldía como tantos jóvenes, pero no tenía vocación científica

Cuando recordás a Gonzalo Pérez Irribarren hablás un poco de lo que era el Instituto de Matemáticas cuando vos entraste, lo describís como una cueva

Era una cueva de ladrones (risas). No, eso es exagerado y es en broma. Pero la facultad estaba dirigida por personas muy nefastas, incluso había control político sobre los profesores y estudiantes. Las personas que dirigían eran bastante grises en todo sentido.

Gonzalo Pérez Irribarren fue el primero de los matemáticos predictadura que retornó del exilio. Era un hombre con inquietudes culturales, literarias, pictóricas, matemáticas también, por supuesto, y para nosotros tomar contacto con él fue como pasar de la noche al día. Eso estuvo acompañado por la salida de la dictadura, fue un proceso global.

*Gonzalo Pérez Irribarren: 26 de junio de 1936, Carmelo – 27 de agosto de 1998, Montevideo. Matemático y estadístico. Página en su memoria: http://www.cmat.edu.uy/gperezi/

EM_1
Gonzalo Pérez Irribarren al regresar de su exilio al Uruguay.

Hiciste tu doctorado en Moscú, ¿Como llegaste ahí?

Yo era comunista, militaba en UJC. Mis cuatro abuelos eran judíos, vinieron entre las dos guerras de la frontera de lo que hoy es Bielorrusia y Polonia. Y además la URSS tenía un imperio científico muy desarrollado, muy atractivo. Un matemático soviético vino aquí y yo hice contacto con él, le pregunté qué había que hacer para ir a estudiar ahí y logré en un par de años conseguir un lugar en el Instituto de Matemáticas de la Academia de Ciencias de la URSS.

¿Ya conocías el idioma?

No, mis abuelos hablaban en yiddish, idioma que yo no conozco. Yo estudié ruso allí.

El sistema soviético tenía una parte dedicada a los estudiantes extranjeros, habían academias especialmente preparadas para enseñar el ruso a estudiantes extranjeros.

¿Cómo fue el contacto con el ruso?

Es muy interesante, no solo el idioma. Cuando uno vive algunos años en un país extranjero y aprende el idioma, puede embeberse en la cultura y en las tradiciones. No solo era el idioma, sino el deporte, el teatro, la música, la literatura.  Tenía muchos amigos, latinoamericanos y rusos, con los que compartía ese interés cultural.

Viviste la época de la disolución de la URSS, ¿Cómo fue vivirlo allí?

Yo llegué en el 91 y en agosto de ese año hubo un golpe de estado que le dieron a Mijail Gorbachov, el presidente de aquel entonces, que había liderado la perestroika. Fueron años de una gran inestabilidad política. Incluso cambió la configuración, cuando yo llegué era la Unión Soviética y cuando me fui en el año 94 la Unión Soviética no existía más.

¿En qué temas trabajás?

Mi especialidad podríamos decir son los procesos estocásticos y me interesan algunos problemas teóricos de procesos estocásticos, algunos, por ejemplo, estudiamos con el profesor Mario Wschebor que ya falleció hace cuatro años, que era como un líder en los procesos estocásticos en Montevideo, junto con el Ing. Enrique Cabaña. Y también me interesan aplicaciones en matemática financiera y en telecomunicaciones.

*Mario Wschevor: 3 de diciembre de 1939 – 16 setiembre 2011, Montevideo. Matemático Uruguayo de reconocida trayectoria científica a nivel nacional e internacional. Aquí se puede visitar la página en su memoria: http://www.cmat.edu.uy/~wschebor/

EM_2
Gonzalo Perera, Mario Wschevor y Ernesto Mordecki, en viaje al CLAPEM de Viña del Mar (1995)

Explicame un poco qué son los procesos estocásticos.

Los procesos estocásticos son modelos matemáticos de sistemas que evolucionan en el tiempo, con la característica de que tienen impredecibilidad. Es decir, cuando uno pretende modelar un fenómeno físico, un sistema o lo que sea, tiene dos enfoques: uno determinista, que es un enfoque clásico, muy utilizado y muy útil. Y tiene un enfoque estocástico o aleatorio.

El enfoque determinista se utiliza cuando uno puede conocer con precisión, porque hay ecuaciones y reglas, dónde se va a encontrar el sistema que uno mira en un determinado lapso de tiempo.

Cuando uno no puede decir exactamente dónde va a estar, pero puede decir con qué probabilidades el sistema se va a encontrar en distintos escenarios uno aplica la metodología estocástica.

¿Qué significa investigar para un matemático?

No es del todo intuitivo o directo, pero el hombre para saber tiene que hacerse preguntas. No existe un saber enciclopédico, la cabeza de un hombre no funciona como la wikipedia donde se van acumulando y acumulando cosas.

El proceso de aprendizaje  tiene que ver con las preguntas que uno se va haciendo. Las personas que “saben mucho” son necesariamente investigadores, porque en el saber hay un descubrir, no se puede saber sin descubrir.

Entonces investigar es básicamente hacerse preguntas. En matemáticas es mucho más lo que no sabemos que lo que sabemos. Y las otras ciencias plantean preguntas a la matemática permanentemente.

Por ejemplo para decir una cosa más o menos clásica, cuando Newton formuló las leyes del movimiento lo hizo a través de ecuaciones diferenciales, las ecuaciones diferenciales son ecuaciones matemáticas que hay que resolver y allí planteó un montón de problemas de cómo se resuelven las ecuaciones diferenciales.

También está el caso de la teoría de la mecánica cuántica, que requirió la noción de no conmutatividad, y planteó el desarrollo de una cantidad enorme de problemas de lo que se llama la matemática no conmutativa.

Otros ejemplos los podemos tener en la aplicación de las matemáticas a las finanzas, un caso sería el esfuerzo por modelar la evolución de precios de activos relevantes para el Uruguay, como el petróleo. Los modelos existentes pecan de ser muy esquemáticos y no son capaces de capturar determinados efectos que se producen, entonces hay que pensar en modelos más complicados que por ahí no estudió nadie. Hay que pensar qué modelos construir para que respondan a las observaciones que uno tiene y después ver qué propiedades tienen. Esos son problemas de investigación.

¿Cuáles te parece que son los desafíos que la matemática tiene por delante?

En los albores del siglo XX un matemático muy famoso de esa época que se llamaba David Hilbert enunció en una conferencia, al inicio del siglo, en París, los veinte problemas matemáticos que a él le parecían más relevantes para el siglo entrante. Eso fue hace más de cien años. Y ahora, cuando cambiamos de siglo hace poco, una cantidad de matemáticos quisieron replicar el fenómeno de cuáles son las preguntas actuales. La extensión de las matemáticas hoy hace que sea casi imposible para una persona sola  hacer lo mismo que hizo él.

Pero para hablar de grandes desafíos, uno es el que plantea la codificación del genoma humano. Un genoma humano es básicamente una tira de 3 mil millones de letras elegidas entre cuatro: A, G, C, T. Y ahí está toda la información de la vida, el gran problema es cómo la información sobre un determinado individuo que tenemos en frente se puede leer en ese libro de 3 mil millones de caracteres, y cómo detectar si algún cambio respecto a formas o patrones esperados implica alguna anomalía o alguna característica diferente. Ahí la matemática tiene mucho que hacer, porque una cantidad tan grande de información no se puede procesar manualmente, no se puede mirar, es demasiado.

La modelación de fenómenos complejos como internet, que es un objeto de estudio científico, tecnológico y matemático. ¿Se va a congestionar? ¿Algún día vamos a entrar a internet y no va a funcionar? ¿Hay que cambiar los protocolos? Internet es un objeto de un tamaño astronómico, no se pueden controlar a mano, hay que modelar.

Es un poco como las finanzas en ese sentido, un objeto creado por humanos que se escapa de su control directo.

Sí, yo trabajo algunas cosas en finanzas pero con una orientación un poco diferente a lo que es el mainstream, muchos de los estudios en finanzas están basados en el punto de vista de la especulación, quiero decir: en un determinado mercado cuál es la estrategia que me permite sacar ventaja. A mí eso no me interesa, lo que hacemos en finanzas, en Montevideo tenemos un grupo con el que trabajamos en eso, es tratar de estudiar las finanzas desde el punto de vista de mitigar el riesgo de la compra de activos. Quiero decir, hicimos trabajos sobre cuáles eran las mejores estrategias para comprar petróleo sin estar expuestos a las variaciones de precios eventuales del petróleo con el objetivo de protegernos de esas variaciones.

En el 2006 formaste parte de una comisión que cambió los programas de matemáticas en el bachillerato e introdujo los temas de probabilidad y estadística ¿Por qué te parecía importante introducir  esos temas en el bachillerato?

Yo no fui el que lo propuso, ya estaba propuesto, algunos inspectores estaban convencidos que eso era una cosa buena. Yo creo que ese es un problema muy difícil, el de que es lo que hay que hacer para que la calidad de la enseñanza mejore. Creo que no está tan vinculado a lo que se estudia, está claro que lo que se estudia tiene que ser moderno, tiene que ser atractivo, tiene que tener que ver con el mundo real. Muchas veces en el liceo los estudiantes transitan entre dos mundos, uno cuando traspasan la puerta de la clase y otro cuando salen, y en realidad ese mundo es el mismo. Pero bueno, a veces es bastante trabajoso mostrarlo.

Si tuviera que decir en qué porcentaje los contenidos son relevantes para resolver los problemas de la enseñanza de la matemática no pasa de un 20 o un 30 por ciento. Hay problemas más estructurales, problemas de organización y funcionamiento que a mi me trascienden completamente. Pero ya que me lo preguntás, la solución del problema de formación en matemática no consiste solamente en cambiar los programas, hay que hacer otras cosas que tienen que ver con la formación de los profesores, las mejoras de las condiciones de trabajo, la disminución de la carga didáctica directa, la valoración del tiempo de formación y de reflexión de los profesores.

En el 2008 planteaste unas bases para modificar la licenciatura en matemática donde proponés una formación docente dentro de la licenciatura.

Ese es un viejo proyecto que tenemos y al que no sé si algún día llegaremos. Tiene que ver con el divorcio primigenio entre la fundación de la Facultad de Humanidades y Ciencias por un lado y la creación del IPA por otro. Tenemos un paso positivo, hay un pequeño diploma para profesores de Educación Secundaria que por primera vez es un trabajo conjunto entre la UdelaR y la ANEP. Pero abarca a 40 profesores y la población de profesores de matemáticas es del orden de 2000 personas. Puede impactar más porque la organización de profesores es jerárquica, entonces no todos los profesores tienen la misma incidencia en el sistema. Puede ser que lo de los 40 en 2000 no sea proporcional.

Una de las cosas que te preocupaban en ese documento era que los estudiantes cuando llegan a facultad no tengan formación en el método lógico-matemático.

Los profesores nos quejamos de que en secundaria cada vez se aprende menos, y los profesores de secundaria se quejan de que no aprenden nada en primaria, y al final son los padres (risas). Hay problemas que trascienden a la disciplina misma, que tienen que ver con los cambios en los hábitos de transmisión de información, con los hábitos de creación de conocimiento, con los hábitos de escribir a mano para escribir en la computadora, de internet. Es un tema complejo en el que tenemos que operar sin tener claro el panorama.

Uno lo entiende a través de sus parientes, de sus hijos, que es lo que hacen, cómo se juntan. Antiguamente los jóvenes recibían información a través de la escuela, el liceo, sus padres y sus pares, ahora los jóvenes obtienen información principalmente a través de internet, es decir saben una cantidad de cosas increíbles de las cuales los padres pueden no tener ni idea. Eso parecería una cosa buena.

Por otro lado, uno intuye que tanto tiempo de chat, de juegos de computadora y de facebook puede tener una influencia negativa en la capacidad de las personas de concentrarse y de tener pensamientos profundos o de leer un texto difícil.

¿Cómo ves la investigación científica o matemática en Uruguay?

Bueno, ahí hay dos formas de mirar. Una manera es mirar la evolución a escala país, y ahí las noticias, sin ser fantásticas no son malas. Y otra manera de mirar es a escala mundial, donde las noticias no son tan buenas. Porque en la investigación científica hay que estar muy atento a los desarrollos mundiales, a los que hacen los colegas en otros países. Es una actividad muy interligada. Y la matemática más, es una de las pocas disciplinas que no es territorial. Si uno estudia historia por ejemplo uno estudia historia del Uruguay o historia del continente americano, hay una localización geográfica.

La matemática debe ser de las disciplinas más internacionales, menos asociadas al entorno geográfico. Yo por ejemplo tengo un colega y amigo finlandés que es con la persona que me entiendo mejor en algunos problemas de matemática. Es muy raro, ¿por qué un finlandés? Está bien, fueron circunstancias históricas las que me llevaron a conocerlo, pero ¿por qué no un argentino que queda más cerca? Bueno porque hay mucho azar en los temas que eligen las personas.

Entonces en la comparación internacional tenemos muchos atrasos, sobre todo en estándares en cantidad de científicos por cantidad de habitantes, presupuesto destinado a la investigación científica. Ahora se había propuesto llegar al 1 por ciento del PBI, pero en el presupuesto que se está proponiendo no se llega a esa cifra.

En ese sentido la sensación que tenemos es mixta, no hay que desconocer que desde hace pocos años existen becas para que los jóvenes de todas las disciplinas puedan estudiar posgrados, maestrías  y doctorados en el país. Esas becas cubren menos de la mitad de los aspirantes que es poco, debería ser casi el 90 %, pero bueno, es un logro. Visto en escala país es un progreso importante.

La matemática parece no necesitar muchos recursos tecnológicos para desarrollar su investigación, ¿Esto es así?

Esencialmente es cierto, sin embargo en todas las disciplinas hay ramas más tecnológicas y más puras. La matemática tiene también vertientes, tiene una vertiente más aplicada, más computacional que requiere un cierto instrumental. Pero nunca al nivel de los aparatos que usan los físicos de partículas.

Claro, a veces a nosotros nos gustaría tener computadoras tan grandes como las que no existen, pero bueno, no existen y nos arreglamos con lo que tenemos o tratamos de pensar qué es lo que daría la cuenta en esa computadora gigantes.

¿Cómo percibís que la gente que no es científica valora el trabajo de los matemáticos?

Hay como un estigma, mucha gente cuando le decís que sos matemático, lo primero que declaran es que “a mí me iba espantoso” (risas), en realidad yo puedo ser tu amigo, no tenés porqué entender matemática.

Creo que tiene que ver con que cuesta más mostrar a la matemática en su potencialidad y en su belleza que en su parte áspera.

Hace poco hicimos una exposición interactiva sobre matemática que un poco tiende a mostrar a la matemática de manera diferente, más por sus aplicaciones, por sus creaciones físicas en formas, colores y en dinámicas divertidas que en fórmulas.

La matemática necesariamente pasa por las fórmulas, pero las matemáticas no son las fórmulas. Las fórmulas son una herramienta para entender, pero los resultados matemáticos son una idea, una abstracción, que a veces se representa mejor con un dibujo o un video, las fórmulas son un poco duras.

Es como la diferencia entre una idea literaria y un texto. La literatura trasciende el texto, es mucho más, es una idea, tiene una sensación, una belleza, la matemática también la tiene, pero aprender a leer matemática tiene un cierto costo y lleva un cierto trabajo.

Es como que enseñáramos a leer sin enseñar el significado de las palabras, entonces uno podría leer un texto sin entenderlo. Sería muy penoso leer de esa manera, leer un libro de 300 páginas sin saber qué dice. Y a veces se tiende a enseñar la matemática de esa manera. La matemática tiene un montón de cosas por detrás, estamos en el desafío de transmitir eso.

*Imaginary: muestra interactiva sobre matemática. https://imaginary.org/es

Hace poco leí una columna de una colega tuya de la facultad de ingeniería, donde planteaba que está muy bien intentar hacer más accesible los conocimientos y más entretenido el aprendizaje, pero que hay momentos de esfuerzo, trabajo duro e incluso aburrimiento que uno debe pasar para alcanzar determinados conocimientos. ¿Creés que es así?

*Columna: http://columnistas.montevideo.com.uy/uc_301706_1.html

El tema es que tiene que haber una motivación para hacer las cosas. A veces la motivación es salvar un examen. Esa es la motivación más pobre diría yo, pero a veces es una motivación que funciona. A veces la motivación es la curiosidad, es entender algo, y te empantanás en unas fórmulas que no entendés, pero tenés una convicción, estás tratando de entender algo, de vincular algo. Ese trabajo es penoso, pero no aburrido. Puede ser medio angustiante a veces, pero uno tiene el optimismo de llegar. Es como escalar una montaña. Hay algo en el ser humano, algo intrínseco que nos lleva a querer ver qué hay del otro lado, y para ver qué hay del otro lado hay que subir y el camino puede ser difícil. Pero yo no diría que se aburre, creo que si te aburrís hay algo que no está bien.

Cuando decidiste dedicarte a la matemática, ¿estaba presente la preocupación por la salida laboral que ibas a tener?

Sí y no. Yo sabía que me exponía a riesgos, pero tenía una convicción interna. Trabajé en el Instituto de Matemática de la Facultad de Ingeniería durante la dictadura y viví el proceso de democratización. Con la democratización del instituto y la vuelta de los matemáticos del extranjero quedó claro que para trabajar ahí había que estudiar matemática, los puestos eran para gente que supiera mucha matemática. Y yo ahí sufrí una disyuntiva, o me iba del instituto o me ponía a estudiar matemática, entonces decidí ponerme estudiar.

Y respecto de lo que un joven puede preguntarse hoy, yo creo que hay que responder genuinamente y arriesgadamente a la vocación de cada uno. Yo diría que a los que tienen la vocación y descubren la satisfacción de subir esas montañas, que a veces uno no ve lo que esperaba, pasa como en los andes, los tipos caminaron y caminaron y subieron y llegaron a la cima y vieron que había otro valle y otra montaña.

El país tiene una oportunidad para la investigación científica en general, a aquellos jóvenes que tienen esa vocación yo los invito a venir a la facultad, a conocer. Me parece que los precisamos.

¿Tenés algún faro, alguna persona que admires?

Sí, claro. Son muchos. El primer matemático con el que yo tomé contacto fue el profesor Pérez Irribarren, que fue el que trajo la luz a las tinieblas. Luego yo tuve relación con el ingeniero José Luis Massera, que es una de las grandes personalidades uruguayas del siglo XX por matemático, por político, por líder antidictatorial. Una personalidad impresionante. Una segunda personalidad a nivel internacional que me deslumbra es el matemático soviético Andrei Kolmogorov, que es el fundador de la teoría de las probabilidades, una persona infinita. También está el profesor Mario Wschebor. Podría nombrar muchos más.

*José Luis Massera: 8 de junio de 1915, Génova – 9 de setiembre de 2002, Montevideo. Ingeniero, matemático, político e intelectual uruguayo. Página en su memoria: http://www.cmat.edu.uy/~mordecki/massera/

EM_3
José Luis Massera en la manifestación de junio de 1973. Foto de Aurelio González

*Andréi Kolmogórov: 25 de abril de 1903, Tambov – 20 de octubre de 1987, Moscú. Matemático soviético que hizo progresos importantes en los campos de la teoría de probabilidad y de la topología. Su página: http://www.kolmogorov.com/

Link a las columnas por el 25° aniversario de la facultad de ciencias en “la diaria”,
Ernesto escribe sobre Mario Wschebor:
http://ladiaria.com.uy/tags/25-anos-de-la-facultad-de-ciencias/

Nota en “la diaria” sobre el libro coordinado por Ernesto Mordeki y Roberto Markarian sobre José Luis Massera: http://ladiaria.com.uy/articulo/2010/8/acecho-del-polimata/

ENCUÉNTRESE CON HALLEY… 30 años después.

halley_1986

Hace 3 décadas el cometa Halley pasó por las cercanías del Sol – y de la Tierra-, y no lo hará sino hasta el 2061. Su última visita de 1986 concitó la atención mundial, generó un trabajo mancomunado de los países que disponían de tecnología espacial para lograr que varias sondas se acercaran al núcleo del cometa, y desencadenó en nuestro país una serie de iniciativas de divulgación muy diversas.

30 años después, el Planetario y la AAA se aúnan nuevamente, esta vez para conmemorar el pasaje del Halley de 1986. La muestra HALLEY, 76 AÑOS NO ES NADA, se está exhibiendo en el vestíbulo del Planetario de Montevideo, y permanecerá hasta el 31 de Mayo.

Por otra parte, se está desarrollando un ciclo de conferencias que mostrará una diversidad de puntos de vista sobre el Halley y los cometas que comenzó el pasado viernes, y que irá hasta el 20 de Mayo. La próxima conferencia de este ciclo estará a cargo del Prof. Raúl Salvo.

La Asociación de Aficionados a la Astronomía y el pasaje de Halley en 1986
Prof. Raúl Salvo.
Viernes 13 de Mayo, 20:00 hs.
Planetario de Montevideo “Agrim. Germán Barbato”.
Av. Rivera 3275.
Entrada libre y gratuita.

En 1986 la A.A.A. desarrolló una serie de actividades divulgativas y científicas en vista de un resonado regreso: el cometa Halley. Esta charla pretende dar un vistazo al momento previo y puntual del pasaje del cometa y como la A.A.A., se preparo y actuó frente al mismo desde la visión de un socio entrante a la asociación por esa época. La visión del conferencista es parcial, por eso cerrará la conferencia con la participación de viejos socios, quienes aportarán fotografías, contextualización histórica en el marco institucional de la A.A.A., y anécdotas de aquel momento, plasmando el verdadero espectro de circunstancias y hechos que en realidad ocurrió.

Tránsito de Mercurio

transito_mercurio

El próximo lunes 9 de Mayo, entre las 08:12 y las 15:42 se producirá el Tránsito de Mercurio, fenómeno que hace que desde nuestro planeta veamos a Merurio pasar por delante del Sol.

Un tránsito es el pasaje de un planeta a través del disco solar. En ese momento el planeta puede verse como una pequeña mancha negra moviéndose lentamente por delante del Sol. Las órbitas de Mercurio y Venus están por dentro de la órbita terrestre, por lo que son los únicos planetas que pueden pasar entre la Tierra y el Sol, produciendo así tránsitos.

Los tránsitos son eventos astronómicos excepcionales y muy poco frecuentes. En el caso de Mercurio, se producen promedialmente 13 tránsitos por siglo, aunque el presente siglo cuenta con 14. Los dos primeros ocurrieron en 2003 y 2006, por lo que el tránsito del 9 de Mayo será el tercero del siglo. El siguiente tránsito se producirá en 2019, y también será visible desde nuestro país.

La Asociación de Aficionados a la Astronomía y el Planetario de Montevideo realizarán el lunes 9 de Mayo una jornada de observación entre las 10:00 y las 15:42, poniendo a disposición del público asistente telescopios provistos de filtros especialmente diseñados para la observación solar, de modo de poder disfrutar del tránsito de Mercurio con total seguridad.

Esta jornada de Observación es de entrada libre y gratuita, y se suspenderá si hay cielo cubierto.

Mercurio en 90 minutos

Mercurio

El próximo lunes 9 de Mayo, entre las 08:12 y las 15:42 se producirá el Tránsito de Mercurio, fenómeno que hace que desde nuestro planeta veamos a Mercurio pasar por delante del Sol.

Con motivo de este acontecimiento astronómico, el Planetario de Montevideo anuncia la conferencia:

MERCURIO EN 90 MINUTOS.
Viernes 6 de Mayo, 20:00 hs.
Planetario de Montevideo, Av. Rivera 3275.
Entrada libre y gratuita.

En 1 hora y media, expositores del cuerpo docente del Planetario recorrerán distintos aspectos de Mercurio y los tránsitos: qué son los tránsitos, cuándo y cómo se producen, cuáles son las características del planeta Mercurio, algunas consideraciones históricas de Mercurio, los tránsitos y nuestra ciudad, y otros tópicos de particular interés a la hora de ser testigos de un acontecimiento que no se da a diario.