Planetario en días del Covid-19

Fotografía: ©Fernando Da Rosa (Fedaro)

Amigas y amigos: en el marco de las medidas establecidas por la Intendencia de Montevideo, el pasado sábado 14 de marzo suspendimos las funciones y otras actividades públicas del Planetario. A partir de hoy, miércoles 19 de marzo, hemos cerrado totalmente nuestras puertas.

En esta nueva etapa, intentaremos cubrir, al menos en parte, el cometido de nuestra institución: hacer que la ciencia sea cercana a todos, y que la Astronomía sea el vehículo para ello. Publicaremos más frecuentemente que lo habitual noticias astronómicas a través de nuestras redes, recomendaremos sitios de otros planetarios del mundo y cualquier otro contenido que nos parezca pueda ser del interés de nuestros amigos y amigas.

Para que más temprano que tanto se supere esta emergencia sanitaria, y podamos disfrutar todos juntos las maravillas del Universo, nuestra pasión, es que desde nuestra humilde posición rogamos respetar todas las disposiciones que las autoridades sanitarias establezcan

Por cielos despejados, cordialmente,

Oscar Méndez Laesprella
Director.
Planetario de Montevideo “Agrim. Germán Barbato”
Intendencia de Montevideo

Funciones y otras actividades públicas del Planetario suspendidas.

Siguiendo las disposiciones de la emergencia sanitaria vigente.

Ante la emergencia sanitaria declarada por la Presidencia de la República, debida a la aparición de pacientes afectados por el virus Covid-19, y en particular ante la decisión gubernamental de suspender todos los espectáculos públicos, el Planetario de Montevideo suspende hasta nuevo aviso todas las funciones y conferencias, tanto las dirigidas al público general como aquellas dirigidas a instituciones educativas.

Estrellas de Invierno (I): Antares

Si elevamos los ojos hacia el cielo al inicio de la noche en esta época del año y miramos hacia la constelación del Escorpión, la veremos como una llamativa estrella rojiza que remata una especie de gancho o signo de interrogación al revés, distintiva imagen de este conjunto de estrellas que lo hace fácilmente reconocible. Antares es la decimosexta estrella de las más brillantes del cielo nocturno.

El corazón del Escorpión:

Mapa con las principales estrellas del Escorpión

El nombre de Antares proviene del griego anti Ares y significa «el rival de Ares» o «el opuesto a Ares» debido a su color rojizo, ya que en el cielo nocturno rivalizaba con el planeta Marte (Ares en griego) que representa al Dios de la Guerra en la mitología greco-romana. Su distintivo color rojizo ha hecho de ella un objeto de interés en muchas sociedades del pasado. La situación de la estrella en el centro de la constelación del Escorpión explica su otro nombre, de origen árabe, Kalb al Akrab («el corazón del escorpión»). En la astronomía egipcia representó a la diosa Serket o Selkit, anunciando la salida del Sol por sus templos en el equinoccio otoñal (3700-3500 a. C.); muchos de los templos egipcios están orientados de tal manera que la luz de Antares jugara un papel importante en las ceremonias que se llevaban a cabo. En la antigua Persia era una de las cuatro «Estrellas Reales» y, probablemente, el Guardián del Cielo mencionado como Satevis; en Corasmia (Región más baja de Asia Central) la llamaron Dharind, «la que agarra», y los coptos Kharthian, «el corazón».

La Estrella:

Imagen de Antares obtenida con el interferómetro del VLT (VLTI, Very Large Telescope Interferometer) de ESO, un equipo de astrónomos ha construido la imagen más detallada de una estrella obtenida hasta la fecha (2017)

Antares es una enorme estrella roja  situada aproximadamente a 550 años luz del sistema solar. Su luminosidad en la luz visible es 10.000 veces mayor que la del Sol. Tiene una temperatura superficial de «solo» 3.300 grados centígrados, por lo que emite una considerable fracción de su luminosidad en el infrarrojo, siendo su emisión total de energía 60.000 veces superior a la solar.

 A partir de su temperatura y luminosidad se puede estimar su radio en 883 radios solares, igual a 4 UA (cuatro veces la distancia entre la Tierra y el Sol. Si estuviese en el centro de nuestro sistema solar, su superficie se extendería entre las órbitas Marte y Júpiter, englobando prácticamente la totalidad del cinturón principal de asteroides.

Dimensiones del Sistema Solar Interior comparadas con Antares

Su masa se estima entre 15 y 18 masas solares. Dicho valor, unido al hecho de que esté en la etapa final de su evolución (denominada fase de supergigante roja), indica que Antares no está muy lejos de estallar como una espectacular supernova (lo cual podría suceder en el próximo millón de años), pudiendo dejar como remanente una estrella de neutrones o un agujero negro. Su descomunal tamaño en comparación con su masa da como resultado una densidad media muy baja, mucho menor que la del Sol. Asimismo, desde su superficie sopla un viento estelar que hace que la estrella se encuentre envuelta en una nube de gas.

Curiosa pareja:

Antares forma un sistema binario con una estrella de alta temperatura blanco-azulada denominada Antares B, separada. La separación en el espacio entre ambas estrellas es de aproximadamente 550 UA y el período orbital de unos 900 años. La compañera tiene un brillo muy débil y su luminosidad equivale a 1/370 parte de la de su brillante compañera, a pesar de que es 170 veces más luminosa que nuestro Sol. Ha sido descrita frecuentemente como de color verde o esmeralda, probablemente por un efecto de contraste, y fue descubierta por el astrónomo austríaco Johann Tobias Bürg en 1819.

Misterios de Antares:

 Como ya se mencionó Antares tiene una masa 15 a 18 veces mayor que la de nuestro Sol. Pero esta masa se está reduciendo a gran velocidad: la estrella está perdiendo material a medida que se expande hacia afuera en su última fase de vida, antes de convertirse en una supernova.

Obervatorio de Cerro Paranal y complejo de Telescopios VLT (Very Large Telescope).
El Cerro Paranal  está ubicado en el desierto de Atacama, en el norte de Chile

Con las imágenes captadas por el Very Large Telescope (VLTI) -Un instrumento que combina la luz de hasta cuatro telescopios para crear uno virtual con una resolución equivalente a la de un espejo de 200 metros- los astrónomos trazaron el primer mapa de velocidades del material en la atmósfera. Este mapa mostró turbulencias inesperadas que no pueden explicarse por procesos habituales como la convección ya conocidas. Esto hace pensar que son producto de un proceso nuevo, cuyas reglas aún se ignoran, dicen los investigadores.

¿Pero por qué estrellas como Antares pierden masa tan rápidamente cuando están en la última etapa de su evolución? Es un desafío a resolver

Cuándo y cómo:

Desde fines mayo es la mejor época del año para observar Antares porque es cuando la estrella se encuentra en oposición al Sol. En ese momento Antares sale en el ocaso y se oculta al amanecer. En esa situación es visible a lo largo de toda la noche; el tiempo de visibilidad se irá reduciendo con el correr de los meses. Durante al menos dos o tres semanas antes y después del 30 de noviembre la estrella no es visible por el deslumbrante Sol. Este periodo es más largo en el hemisferio norte debido a que la estrella se sitúa significativamente hacia el sur del ecuador celeste. La estrella empieza a ser visible de madrugada, unas pocas horas antes del alba, durante los meses de febrero, marzo y abril, y ya a finales del otoño puede verse al caer la noche.

Vista fotográfica de la zona de la estrella Antares y el cúmulo globular Messier 4 (M4)

 Como curiosidad: muy próximo a la posición de Antares puede verse, con unos prismáticos, el cúmulo globular M4 como una bola de nieve algodonosa; a través de cualquier telescopio de aficionado se puede resolver en estrellas.

En cuanto Antares B se trata de un objeto de difícil observación, ya que requiere de un telescopio de mediano porte o más para desdoblarla de su compañera principal.

A modo de cierre:

Culmina aquí esta primera entrega de una serie, que nos permitirá conocer las principales características de las estrellas más destacadas del cielo invernal.

¡Cielos Claros para Todos!

Perihelio y Afelio de la Tierra

El pasado 5 de julio la Tierra alcanzó su máxima distancia al Sol.

Imagen: Arek Socha en Pixabay

La Tierra y otros cuerpos del sistema solar orbitan al Sol en una trayectoria que no es circular sino elíptica, de modo su distancia a éste es variable, lo que significa que hay un punto de la trayectoria en que están más cerca del Sol (Perihelio) y otro en el que están más lejos (Afelio).

La órbita terrestre cambia de forma:

La forma de este camino varía debido a las influencias gravitacionales de otros objetos planetarios, particularmente la Luna.

Aproximadamente cada 100.000 años, la trayectoria orbital de la Tierra cambia de ser casi circular a elíptica. La diferencia de la forma orbital de la Tierra de un círculo perfecto se conoce como su excentricidad. Un valor de excentricidad de 0 es una órbita circular, mientras que los valores entre 0 y 1 describen una órbita elíptica.

Orbita de la Tierra (excentricidad exagerada)

Afelios y Perihelios de la Tierra:

Año Perihelio Distancia Afelio (Fecha y hora) Distancia
2021 2 de enero 2021, 10:50 147.093.163 km 5 de julio 2021, 19:27 152.100.527 km
2022 4 de enero 2022, 3:52 147.105.052 km 4 de julio 2022, 4:10 152.098.455 km
2023 4 de enero 2023, 13:17 147.098.925 km 6 de julio 2023, 17:06 152.093.251 km
2024 2 de enero 2024, 21:38 147.100.632 km 5 de julio 2024, 2:06 152.099.968 km

De lo dicho anteriormente y de la inspección de los datos de la tabla, se observa que la diferencia entre la máxima y mínima distancia es muy pequeña. Se puede concluir, que la órbita de la Tierra es casi circular (excentricidad cercana a cero). La excentricidad actual es de 0,017 y está decreciendo.

La Tierra está más cerca del Sol, o en el perihelio, aproximadamente dos semanas después del Solsticio de diciembre. Por el contrario, la Tierra está más alejada del Sol, en el punto de afelio, dos semanas después del solsticio de junio, cuando en el hemisferio sur, está en curso el invierno.

Las fechas en que la Tierra alcanza los puntos extremos en su órbita no son fijas debido a las variaciones en su excentricidad. En 1246, el Solsticio de diciembre fue el mismo día en que la Tierra alcanzó su Perihelio. Desde entonces, las fechas del Perihelio y Afelio han cambiado un día cada 58 años.

Los matemáticos y los astrónomos estiman que dentro de 4.000 años, el momento del Perihelio y el Equinoccio de Marzo coincidirán.

Para tener presente:

Es un error común pensar que las estaciones ocurren debido a la órbita elíptica de la Tierra en torno al Sol, con el invierno cuando la Tierra está más alejada del Sol y el verano cuando está más cerca de él.

La distancia de nuestro planeta al Sol tiene poco efecto sobre el inicio de las estaciones. De hecho, la Tierra está más cerca del Sol, o en su Perihelio, alrededor del solsticio de invierno del Hemisferio Norte, mientras que está más lejos del Sol, o en su Afelio, alrededor del solsticio de verano del norte.

En esencia, las estaciones ocurren porque el eje de la Tierra está inclinado en un ángulo de aproximadamente 23,5 grados respecto a la normal al plano orbital, inclinación que se mantiene a lo largo de toda la órbita

Debido a ésta inclinación axial y su constancia, nuestro planeta al orbitar alrededor del Sol provoca que diferentes áreas de la Tierra reciban diferente cantidad de radiación solar en las distintas épocas del año.

En efecto, el hemisferio sur se haya menos insolado, ocurriendo el invierno durante los meses de junio, julio y agosto. El verano es en diciembre, enero y febrero, cuando el Polo Sur está inclinado hacia el Sol y por tanto dicho hemisferio está más expuesto a la radiación solar. La situación es inversa en el hemisferio norte, lo cual explica que ambos hemisferios vivan estaciones opuestas.

 Curiosidades… Afelios y Perihelios en otros Planetas:

Órbitas en las diferentes regiones del Sistema Solar.
Objeto Afelio Perihelio Año planetario
Millones de km Millones de km Años Terrestres
Mercurio 69.817.445 46.001.009 0,24 (88 días)
Venus 108.942.780 107.476.170 0,61 (223 días)
Marte 249.232.432 206.645.215 1,9 (687 días)
Ceres* 446.428.973 380.951.528 4,6
Júpiter 816.001.807 740.679.835 11,9
Saturno 1503.509.229 1.349.823.615 29,5
Urano 3.006.318.143 2.734.998.229 84
Neptuno 4.537.039.826 4.459.753.056 165
Plutón* 7.376.124.302 4.436.756.954 248
Makemake* 7894.762.625 5.671.928.586 308
Eris* 14.594.512.904 5.765.732.799 557
Sedna* 140.550.000.000 11.460.000.000 11.400
PLANETA ENANO (*): La Unión Astronómica Internacional define planeta enano como un cuerpo celeste que cumple las siguientes condiciones: (a) orbita alrededor del Sol, (b) posee suficiente masa como para que su propia gravedad domine las fuerzas presentes como cuerpo rígido, lo que implica una forma aproximadamente redondeada determinada por el equilibrio hidrostático, (c) no ha limpiado su órbita de otros objetos, (d) no es un satélite de un planeta.

Algo más:

Tiempo que demora la luz (velocidad 300.000 km/s) en ir desde la Tierra hasta diferentes objetos del Sistema Solar.

Se puede desprender de la observación de la tabla de datos anterior, que cuanto mayor es la distancia del planeta al Sol mayor será su “Año”, entendido como el tiempo que demora en completar una órbita en torno al Sol.

Es por tal motivo que en el caso de Mercurio y Venus podemos desde la Tierra asistir al Perihelio o Afelio del mismo varias veces al año (Mercurio 4 y Venus 2).

Ya el resto de los planetas es más espaciados en el tiempo, y podría darse el caso lapsos de decenas a centenas de años.

A modo de ejemplo:

Urano
Próximo Perihelio : 3/1/2050
Afelio anterior: 4/17/2008

Neptuno
Próximo Perihelio: 3/2030
Próximo Afelio: 2/2112

Plutón
Próximo Afelio: 8/2113
Perihelio anterior: 9/1989

Sedna
Próximo Perihelio: 2076

Conclusión:

Además de los planetas, los demás objetos que orbitan en torno al Sol describen órbitas elípticas, de manera que su distancia a éste será variable y por lo tanto en algún momento estarán en su Perihelio o Afelio.

Este comportamiento está regido por la llamada Primera Ley de Kepler. La misma puede extenderse a todos aquellos  cuerpos que orbitan en torno a otro.

A modo de cierre:

Desde el pasado 5 de julio la Tierra se está aproximando al Sol, hasta que el próximo 4 de enero de 2022 alcance su próximo Perihelio. Su velocidad orbital irá aumentando paulatinamente, alcanzando su máximo en dicha oportunidad (32 kilómetros por segundo). 

Inicio del Invierno 2021 y el Solsticio de Cáncer

El Invierno Austral dará comienzo el  21 de jun a las 0:32 en el instante del Solsticio de Cáncer.

Esta estación durará 93 días, 16 horas, 49 minutos, y terminará el 22 de Setiembre a las 16:21, con el comienzo de la Primavera.

Los solsticios, del latín solstitium (sol sistere), “Sol quieto” son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. Astronómicamente, los solsticios son los momentos en los que el Sol alcanza la máxima declinación norte (+23º 26’) o sur (−23º 26’) con respecto al ecuador terrestre.

Imagen de la Tierra en el Solsticio de Junio

En la fecha del Solsticio de Cáncer:

  • En nuestra latitud la altura del Sol al mediodía verdadero alcanza su minino valor anual (31o33´).
  • Además el día natural (horas de Sol)   alcanza su mínima duración, unas 10 hs.
  • En el hemisferio norte, comienza la el verano.
  • En los Círculos Polares Ártico y Antártico se vivirán un día natural y una noche de  24 horas duración, respectivamente. En donde se da el llamado “Sol de Medianoche”
Sol de Medianoche

El otro Solsticio es el de Capricornio 21 de diciembre, 12:59 hs (inicio del verano de 2021 – 2022)

Los solsticios realmente son un instante particular en el año calendario, que ocurre a una hora determinada; en vez de todo un día (aunque acostumbramos llamar solsticio o día solsticial a la jornada en que ocurre este instante).

Las fechas y el instante de los solsticios varían:

Aunque la mayoría de la gente considera el 21 de junio como la fecha del Solsticio de Cáncer, pero puede suceder en cualquier momento entre el 20 de junio y el 22 de junio, dependiendo de la zona horaria en la que se encuentre. Los solsticios del 22 de junio son raros: el último solsticio del 22 de junio en la hora local de Greenwich tuvo lugar en 1975 y no habrá otra hasta 2203.

Las diferentes fechas del solsticio se deben principalmente al sistema de calendario: la mayoría de los países occidentales usan el calendario gregoriano, que tiene 365 días en un año normal y 366 días en un año bisiesto.

Un año tropical es el tiempo que tarda la Tierra en orbitar una vez alrededor del Sol. Tiene alrededor de 365,242199 días de duración, pero varía ligeramente de un año a otro debido a la influencia de otros planetas. El movimiento de rotación diario y orbital exacto de la Tierra, como el “bamboleo” en el eje de la Tierra (precesión de los equinoccios), también contribuye a las fechas cambiantes del solsticio.

Solsticios en la cultura

 A lo largo de los siglos, el solsticio de junio ha inspirado innumerables festivales, celebraciones y fiestas religiosas en todas partes del mundo.

A modo de ejemplo:

El Inti Raymi o Fiesta del Sol es una celebración que revalora la tradición incaica en las regiones de los Andes, especialmente en la ciudad del Cusco. Esta festividad se basa en la antigua ceremonia inca conocida como el Wawa Inti Raymi.  Fue instituida por el inca Pachacútec en la década de 1430 d. C., como parte de su reorganización político-administrativa. 

El otro festival era el Capaq Inti Raymi, (fiesta del gran sol) celebrado por los Incas en el solsticio de verano austral (21 de diciembre). Significaba que el dios Sol renacía para dar inicio a un nuevo ciclo anual, el “tiempo circular inca” (debido a que no concebían el tiempo como lineal sino como un círculo cronológico.

Esta celebración se mantiene como un rito para muchas otras comunidades indígenas de legado incaico, algunas de las cuales están asentadas en otras partes del antiguo territorio inca, como en Ecuador, Colombia, Perú, Chile, Argentina (Noroeste y Cuyo) y Bolivia.

También el We tripantu o wüñoy Tripantu,​ es la celebración del año nuevo mapuche que se realiza en el solsticio de invierno austral (el día más corto del año en el hemisferio sur).​ El We tripantu es un día de celebración para los mapuche y corresponde al comienzo de los días cada vez más largos hasta el solsticio de verano y el renacer eventual de la naturaleza tras el invierno al que se entra. El año nuevo mapuche equivale a la celebración del año nuevo en los países que utilizan el Calendario Gregoriano 31 de diciembre, cercano al solsticio de invierno septentrional (el día más corto del año en el hemisferio norte).

Imagen del We Tripantu – La Tierra y las cuatro direcciones cardinales “cosmovisión Mapuche”

En la actualidad los Mapuches (originalmente Araucanos), habitan en comunidades rurales en el sur de Chile y en menor medida en el sur de Argentina y muchos han migrado a las ciudades. Culturalmente, se trata de un pueblo con una fuerte identidad y que mantiene vivas la mayor parte de sus tradiciones y su lengua

 Bienvenido, Invierno 2021

Luces y sombras en el cielo

Eclipse lunar del 26 de mayo de 2021

A modo de inicio:

Un eclipse lunar es un evento astronómico que sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, generando una sombra que oscurece a la Luna.

Los eclipses lunares se clasifican en parciales (solo una parte de la Luna es ocultada), totales (toda la superficie lunar es ocultada) y penumbrales (la Luna presenta una cierta disminución en su brillo). La duración y el tipo de eclipse, depende del grado de alineación de los tres astros.

Entendiendo los eclipses lunares:

Como se mencionó al inicio, en esencia un eclipse lunar es el “oscurecimiento” parcial o total de la Luna, y se produce cuando ésta ingresa en la sombra proyectada por la Tierra.

Para que esto ocurra efectivamente, los tres astros involucrados (Sol-Tierra-Luna) deben estar alineados o muy cerca de ello y además la Luna debe estar en dirección opuesta al Sol, para que la Tierra bloquee su luz.

Como la órbita de la Luna presenta una pequeña inclinación respecto a la terrestre, para que la alineación ocurra la Luna debe estar cerca o en el plano orbital de la Tierra. En otras palabras la Luna debe estar cerca o sobre la línea de los nodos orbitales (los nodos son los dos puntos donde la órbita lunar cruza el plano orbital de la Tierra)

Cuando la Luna está en dirección opuesta al Sol, se le dice, que está en Oposición y ello corresponde a la fase de Luna Llena.  

Lo anterior nos permite comprender por qué los eclipses lunares y solares no son fenómenos frecuentes, ya que deben darse dos situaciones simultáneamente:

  • La Luna, la Tierra y el Sol alineados o muy próximos a ello.
  • La Luna en oposición (LUNA LLENA).

Luces y Sombras:

El Sol posee un diámetro ecuatorial 109 veces mayor al de la Tierra, por lo cual ésta proyecta un cono de sombra convergente y un cono de penumbra divergente. Los eclipses se producen porque la Luna, que se encuentra a unos 384.000 km de la Tierra, entra en el cono de sombra terrestre, de largo mucho mayor —1.384.584 km—. A la distancia que se encuentra la Luna de la Tierra, el cono de sombra tiene un diámetro de 9.200 km, mientras que el diámetro de la Luna es de 3.476 km. Esta gran diferencia provoca que dentro del cono de sombra entre 2,65 veces la Luna, y en consecuencia, los eclipses permanezcan en su fase total durante un tiempo prolongado. Este tiempo varía, como ya se mencionó, de un eclipse a otro.

La atmósfera terrestre tiene una influencia vital en los eclipses. Si la atmósfera no existiese, en cada eclipse total de Luna ésta desaparecería completamente (cosa que sabemos que no ocurre). La Luna totalmente eclipsada adquiere un color rojizo característico debido a la luz refractada por la atmósfera de la Tierra.

Clasificación de los eclipses lunares:

Tipos de eclipse

La sombra de la Tierra se proyecta en dos partes: la umbra y la penumbra. En la umbra, no existe luz solar directa. Sin embargo, debido al mayor tamaño angular del Sol, la luz solar es bloqueada solo parcialmente en la porción exterior de la sombra terrestre, que recibe el nombre de penumbra. De este modo, debido a las distintas sombras, los eclipses se clasifican en:

Eclipse penumbral: ocurre cuando la Luna pasa a través de la penumbra terrestre. La penumbra ocasiona un sutil oscurecimiento en la superficie lunar. Si solo una pequeña parte de la Luna entra en la región penumbral, el eclipse resultante es de muy difícil observación a simple vista y se denomina penumbral-parcial. Un tipo especial de eclipse penumbral es el penumbral-total en el cual la Luna entra totalmente en la penumbra, sin pasar por la umbra. Este último caso de eclipse penumbral es muy infrecuente (unos tres por siglo) debido a que el ancho de la zona penumbral (la diferencia entre el diámetro interno y el límite externo) es solo ligeramente más grande que el diámetro de la Luna. En los eclipses penumbrales-totales, la porción de la Luna que se encuentra más cerca de la umbra aparece un poco más oscura que el resto. Estos eventos implican entonces una disminución del brillo lunar. Pero en general pasan inadvertidos a simple vista.

Eclipse parcial: ocurre cuando solo una parte de la Luna entra en la umbra.

Eclipse total: sucede cuando la Luna entra completamente en la zona umbral. Un caso especial de eclipse total es el total-central, en el cual la Luna, además de pasar por la umbra terrestre, lo hace por el centro de esta y será además el de mayor duración.

La mayor duración posible de un eclipse, es de aproximadamente 6 horas, (eclipse total-central).  A su vez, este eclipse podría permanecer en su fase total durante casi 107 minutos.

Vale la pena recalcar, que los eclipses lunares pueden ser únicamente penumbrales (no habrá fases total ni parcial), o solamente parciales  (no habrá fase total).

En el caso de ser totales, las distintas fases acontecerán en la medida que la Luna vaya transitando por la sombra terrestre.

El evento:

Este 26 de mayo de 2021 ocurrirá el primer y único eclipse total de luna del año. En el mes de noviembre se producirá uno parcial.

El mismo presentará las siguientes características:

  • Inicio del eclipse a las  05:47 hs. Inicio fase penumbral (En general no perceptible)
  • Inicio de la fase parcial  06:44 hs (Se comienza a ver efectivamente)
  • Inicio de la fase total 08:11 hs. (Luna completamente eclipsada)
  • Máximo del eclipse 08:18 hs.
  • Final de la fase total 08:25 hs.
  • Fin de la segunda fase parcial  09:52 hs.
  • Fin del eclipse a las  10:49 hs. Fin de la segunda fase penumbral.
  • (Los horarios están en Hora Local Uruguaya)

Circunstancias para Montevideo:

Para Montevideo y con ligerísimas diferencias para todo el territorio nacional, el eclipse será parcial, de magnitud 0,74 (unas tres cuartas partes del disco lunar oscurecido). El máximo del mismo será a las 07:37 hs. Como la Luna se ocultará a las 07:40 hs, el resto del fenómeno discurrirá por debajo del horizonte, de modo que será invisible. De modo que es un evento para madrugadores!

Recomendaciones para la observación:

  • Como el eclipse se desarrolla hacia el final de la noche, la Luna tendrá escasa altura, por lo tanto se deberá elegir un lugar con buena visibilidad hacia el noroeste.
  • Hacia el máximo del eclipse, la Luna estará casi en el horizonte y el cielo estará claro lo cual hará difícil la apreciación del evento, ya que la luz de la Luna puede ser tan tenue que podría desaparecer de la vista tiempo antes de que se ponga.
  • Se puede seguir el fenómeno a simple vista, pero para una experiencia más satisfactoria se recomienda su observación con binoculares.

Algo más:

Apogeo, Perigeo

La distancia entre la Luna y la Tierra varía constantemente debido a la ligera excentricidad de la órbita lunar. La distancia máxima que puede separar ambos cuerpos celestes se denomina Apogeo, y es de 406.700 km. La distancia mínima posible es de 356.400 km, denominada Perigeo.

Cuando la Luna alcanza su fase llena y al mismo tiempo está en el Perigeo o muy próxima a él, se tiene lo que se llama “Superluna”. En el caso de que sea el Apogeo se le denominará “Microluna”.

El próximo 26 de mayo además de Luna llena con eclipse, tendremos Superluna. En efecto, la Luna estará muy próxima al Perigeo (su distancia a la Tierra será 357.561 km, unas 28 Tierras).

En consecuencia de ello la Luna se verá algo más grande y brillante, aunque generalmente pasa desapercibido. Tampoco debe este hecho, confundirse con la ilusión óptica de que cuando la Luna está próxima al horizonte parece más grande.

Mapa con la visibilidad global del eclipse

A modo de cierre:

Si el tiempo lo permite, este 26 tendremos la oportunidad de disfrutar un fenómeno celeste singular que la Naturaleza nos regala. Por ello más que nunca… CIELOS CLAROS PARA TODOS!

El triángulo de Otoño

Todos sabemos que el cielo está dividido por constelaciones, grandes grupos de estrellas que parecen formar un dibujo más o menos reconocible, y alrededor de las cuales se han tejido diversas leyendas. Menos conocido es que también existe otro modo de agrupar las estrellas: los llamados asterismos.

Un asterismo es un grupo de estrellas, de una o más constelaciones, que forman un patrón o dibujo en el firmamento, y que es popularmente conocido. La diferencia con las constelaciones es que estas últimas tienen un reconocimiento oficial de la Unión Astronómica Internacional, mientras que los asterismos son popularmente conocidos y trasmitidos por la tradición oral. Quizá el asterismo más conocido sea el de las Tres Marías, también conocido como el Cinturón de Orión, justamente está constituido por tres estrellas de la constelación de Orión.

Mirando hacia el Noreste, nos encontraremos con un gran triángulo formado por tres brillantes estrellas. Se trata del asterismo llamado Triángulo de Otoño, en cuyos vértices hallaremos las estrellas con mayor brillo de cada una de las siguientes constelaciones: Régulo de la constelación del León, Espiga de la constelación de Virgo y finalmente Arturo de la constelación del Boyero.

La estrella Régulo es en realidad un sistema estelar cuádruple, compuesto de 2 pares de estrellas. El par principal, llamado Regulus A, y que se halla a unos 77 años luz del Sol, posee una estrella subgigante blanco-azulada cuyo radio es tres veces mayor que el solar, junto a una enana blanca.

El nombre Régulo es un diminutivo de “rex” que en latín significa rey. En la mitología griega, la constelación de Leo hace referencia al León de Nemea, que fue vencido por Hércules en la primera de las 12 tareas que le fueron asignadas.

La estrella Espiga, situada a unos 270 años luz, es un par binario de estrellas gigantes o subgigantes azules orbitando entre sí muy cerca una de la otra, lo que explica su variación de brillo. La constelación de Virgo encarna, de acuerdo a la mitología romana, a la diosa de la agricultura Ceres. De hecho el nombre de la estrella proviene de la espiga de trigo.

Tamaños comparados y distancia a nuestro planeta.

Arturo es la cuarta estrella más brillante del cielo nocturno, una estrella gigante naranja, con un tamaño 25 veces mayor al Sol y que se encuentra a unos 37 años luz de nosotros. La constelación del Boyero o Bootes, representa a un labrador cuya tarea es conducir los bueyes hacia la constelación de la Osa Mayor, de allí la denominación de su estrella principal, Arturo, cuyo nombre significa el guardián de la osa. Por tratarse de una constelación muy próxima al polo celeste Norte, la Osa Mayor no es visible desde nuestro país.

Yuri Gagarin, 60 años después

Este 12 de Abril de 2021 se cumplen 60 años de un hito que marcaría la futura historia de la Humanidad: por primera vez un ser humano abandonaba nuestro planeta para orbitarlo en una nave espacial. En esta realidad de pandemia que nos toca vivir desde hace algo más de un año, es tan natural como imprescindible la conexión a internet, que nos permite acceder a datos, noticias e imágenes con una velocidad asombrosa. Esta interconexión global comenzó a gestarse con la exploración espacial.

En 1957 la Unión Soviética lanzó el Sputnik 1, primer satélite artificial de nuestro planeta, inaugurando la llamada carrera espacial, competencia técnica y científica que reflejaba en el espacio exterior el enfrentamiento entre las dos grandes potencias de entonces, la URSS y los Estados Unidos. En una rápida sucesión de logros, la URSS comenzó esta carrera a la cabeza. El Sputnik 2 llevó a bordo a la famosa perra Laika, que pereció en el espacio; poco tiempo después, el Sputnik 5 regresó a la Tierra trayendo a salvo a numerosos animales, entre ellos a los perros Belka y Strelka.  Este experimento exitoso abrió la posibilidad de enviar misiones tripuladas.

Esta progresión de logros alcanzó una cúspide cuando, el 12 de Abril de 1961, el Vostok 1 llevó consigo al primer ser humano en salir al espacio. Yuri Gagarin, un joven piloto de la Fuerza Aérea, fue seleccionado luego de un exigente y arduo programa de entrenamiento. Nacido en Klúshino, pequeño pueblo en la zona rural de Smolensk, en el seno de una familia de trabajadores de un koljós, contaba con 27 años recién cumplidos cuando dió una órbita completa en torno a la Tierra.

Serguei Páblovich Koroliov (Серге́й Па́влович Королёв), fue el artífice principal de la política espacial soviética. Presidió el Consejo de Jefes de Diseño de la URSS, hasta su muerte en enero de 1966. Su nombre se conoció públicamente solo luego de su muerte, alegando razones de seguridad. Hasta entonces se lo conocía como главный конструктор, Diseñador Jefe.

Ese 12 de Abril de 1961, se dió este diálogo entre Koroliov y Gagarin, en el instante mismo del despegue:

Koroliov: Etapa preliminar… intermedia… principal… ¡Despegue! Le deseamos un buen vuelo. Todo está bien.
Gagarin: ¡Vamos! Adiós, hasta pronto, queridos amigos.

La expresión coloquial “¡Vamos!”, ¡Poyejali! (Поехали!, que fue transformada en símbolo del inicio de la era espacial, aún hoy es usada en Rusia cuando se quiere comenzar algo importante.

La historia ha sido contada infinidad de veces. Luego de Gagarin los logros espaciales continuaron: la primera mujer en el espacio (Valentina Tereshkova), la primera caminata espacial (Alekséi Leónov), la llegada de humanos a la Luna gracias al proyecto Apollo de los Estados Unidos, con Neil Armstrong y Buzz Aldrin como pioneros, la exploración de todos los planetas de nuestro Sistema Solar, y una larga lista de hitos, cada uno más sorprendente que el anterior. Además de los Estados Unidos y la actual Rusia, otros países se han sumado a la investigación espacial: China, Japón, India, buena parte de Europa nucleados en la Agencia Espacial Europea, e incluso algunos países latinoamericanos han realizado contribuciones, más grandes o más pequeñas.

Pero la humanidad seguirá recordando, cada 12 de Abril, la sonrisa fresca de aquel hijo de campesinos del Oblast de Smolensk que de un modo tan espontáneo se despidió en el momento del despegue con un simple ¡Poyejali!.

Ante el fallecimiento de Osvaldo Vaio

En el día de ayer me enteré de la triste noticia del fallecimiento del Profesor Osvaldo Vaio. Su vida estuvo fuertemente ligada a la Astronomía en Uruguay. Docente en varios ámbitos, integrante del Departamento de Astronomía de la por entonces Facultad de Humanidades y Ciencias, fue conferencista en el Planetario de Montevideo, luego subdirector, secundando al Ing. Fernández Guido, y finalmente, en los 80 y 90 del siglo pasado, director de nuestra institución, hasta su retiro a mediados de 1995.

Su estilo personal, que apelaba constantemente al humor, era indisoluble con su modo de liderazgo. Al final de su gestión logró captar importantes donaciones de equipamiento de proyección por parte de una embajada extranjera, que permitió dar un salto en la calidad de la propuesta. Fue mi primer director, cuando en enero de 1995 ingresé como conferencista a través de un concurso que Vaio impulsó.

Estuvo presente en muchas de nuestras últimas actividades. El último contacto fue hace unos pocos meses, cuando el Prof. Alejandro Castelar, coordinador docente del Planetario, lo contactó telefónicamente para recabar algunos datos de la trayectoria de Gonzalo Vicino, fallecido en febrero pasado. Junto a Vicino, Juan Diego Sans y otras destacadas personalidades, Osvaldo Vaio formó parte de una generación de científicos, divulgadores y docentes que desarrollaron toda su carrera sin la existencia de internet.

De algún modo la sonrisa de Osvaldo seguirá resonando bajo el domo del Planetario, y se multiplicará en las risas de tantos niños y niñas que, más temprano que tarde, volverán a colmar nuestro querido Planetario.

Oscar Méndez Laesprella
Director del Planetario de Montevideo

Ellas en el cielo (IV)

Ellas en el cielo Profundo

Cielo profundo es un término astronómico utilizado para referirse a los objetos astronómicos más débilmente visibles que se encuentran a grandes distancias de la Tierra, como cúmulos estelares, nebulosas y galaxias. Por lo general los objetos del espacio profundo aparecen registrados en diferentes catálogos astronómicos como el catálogo Messier o el NGC (New General Catalogue). El telescopio que ha realizado observaciones de objetos a mayor distancia de la Tierra es el Telescopio Espacial Hubble.

Hermanas en el cielo: Las Pléyades y las Híades

Las Híades, en la mitología griega, fueron las siete hijas de Atlas y Etra, y medio hermanas de las Pléyades, Félise, Córonide, Eudora, Ambroxía, Feo, Polixo y Dione. Después de la muerte de su hermano Hiante, sus hermanas, las Híades, lloraron su muerte con tanta vehemencia que murieron de pena. Zeus, en reconocimiento de este amor, compadeció a las hermanas convirtiéndolas en estrellas y situándolas en la cabeza de Tauro.

Las Híades, también conocido como (Melotte 25 o Collinder 50) es el cúmulo abierto más cercano al Sistema Solar y uno de los mejor estudiados.  Dista de nosotros unos 142 años-luz. El grupo es  más o menos esférico y está compuesto por cientos de estrellas que comparten la misma edad, lugar de origen, composición química y movimiento a través del espacio. Es observable a simple vista en la constelación de Tauro y sus estrellas más brillantes forman una “V”(El Hocico del Toro) junto con la aún más brillante, la anaranjada Aldebarán (Alfa Tauri), estrella que no está relacionada con las Híades, ya que se encuentra mucho más cerca de la Tierra.

En la mitología griega, las Pléyades (en griego Πλειας Pleias, ‘muchas’; Πλειάδες Pleiades, ‘hijas de Pléyone’; o Πελειαδες Peleiades, ‘palomas’) eran las siete hijas del titán Atlas y la ninfa marina Pléyone (Maia, Electra, Alcione, Taigete, Asterope, Celeno, Merope).  Son hermanastras de Hiante y las Híades y, en algunas versiones, también de Calipso y de las Hespérides. Las Pléyades eran ninfas en el cortejo de Artemisa, y compartían con ella la afición por la caza.

Según algunos mitógrafos se señala que mientras las Pléyades viajaban con su madre, se encontraron con el gigante Orión, quien se enamoró de las jóvenes y las persiguió por muchos años. Para protegerlas de tal persecusión, Zeus las convirtió en palomas y finalmente las situó en el cielo.

Las Pléyades o las siete hermanas (Messier 45 o M45) es un cúmulo estelar abierto que contiene estrellas azuladas de muy alta temperatura, de corta edad (120 millones de años), ubicadas en la constelación de Tauro. Está entre los cúmulos estelares más cercanos a la Tierra (440 años-luz), y es el cúmulo que mejor se ve a simple vista en el cielo nocturno. Los astrónomos estiman que el grupo va a mantenerse unido aproximadamente durante otros 250 millones de años, dispersándose luego debido a las interacciones gravitacionales en su entorno galáctico.

Entre las estrellas más brillantes se observa una débil nebulosidad de reflexión a su alrededor. Se pensó en un principio que provenía de una disgregación de la propia formación del cúmulo. Pero ahora se sabe que es una nube de polvo no relacionada en el medio interestelar, a través de la cual las estrellas están pasando actualmente.

Una bruja en el cielo

En el imaginario colectivo, las brujas aparecen como ancianas desaliñadas, envueltas en andrajos, con el pelo estropeado o medio calvas, con arrugas y verrugas faciales, gordas o muy delgadas, y de expresión perversa. Desde un punto de vista estético, esta estampa representa todo aquello que era detestado y temido en una mujer: la fealdad, la vejez, e aspecto descuidado, y la actitud insumisa.

Perseguidas principalmente en Europa y América entre el siglo XV y el siglo XVII, fueron ejecutadas por practicar la “brujería”, incluyendo en ese término una amplia serie de actos y circunstancias, desde la práctica de la medicina, la elaboración de brebajes y medicamentos, las prácticas adivinatorias, hasta conductas sociales rechazadas por las autoridades religiosas. Muchas veces bastaba con un único testimonio en contra de un vecino malintencionado, para condenar a una mujer por brujería. Si bien no se sabe a ciencia cierta el número de víctimas de la llamada “caza de brujas”, diversos historiadores estiman que en el período citado fueron asesinadas entre 50.000 y 110.000 personas, en su gran mayoría mujeres.

IC 2118, también conocida como nebulosa Cabeza de Bruja o NGC 1909, es una muy tenue nebulosa de reflexión. Se supone que es un antiguo remanente de una supernova o una nube de gas iluminado por la cercana supergigante azul Rigel (β Ori). Se encuentra en la constelación de Eridanus, muy cerca de  Orión, a unos 1000 años luz de la Tierra. La naturaleza de las partículas de polvo, que reflejan la luz azul más que la luz roja, es un factor para que IC 2118 sea vea de color azul. Las observaciones en ondas de radio muestran emisiones de monóxido de carbono a lo largo de algunas zonas de IC 2118, un indicador de la presencia de nubes moleculares y de formación estelar en la nebulosa.

Signos y constelaciones enamorados de una mujer

Es una de las pinturas que forman parte de la serie «Constelaciones», pintadas por  Joan Miró entre 1939 y 1941.

En esta serie de 23 pinturas vemos el característico estilo naif de Miró, con el que el artista busca adentrase en lo más profundo del subconsciente humano. Fue realizada en el periodo de madurez del artista. En ella están presentes algunos de los elementos característicos del autor en esta etapa de su obra:

  • El cielo estrellado  como elemento de evasión y huida de la dura realidad.
  • Los pájaros como nexos de unión entre el universo y la tierra.
  • La mujer como ente creador y protector.
‘Signos y constelaciones enamorados de una mujer’ · Joan Miró (1891 – 1983)

A modo de cierre

El Día Internacional de la Mujer, anteriormente denominado Día Internacional de la Mujer Trabajadora, conmemora cada 8 de marzo (declarado por las Naciones Unidas en 1975) la lucha de las mujeres por su participación en la sociedad y su desarrollo íntegro como persona, en pie de igualdad con el hombre.

Concluye aquí este viaje imaginario de cuatro episodios que fue propuesto al principio, y que representa solo una pequeña parte de un tema mucho más basto: cómo las diferentes culturas del planeta a lo largo historia han plasmado la presencia femenina en el firmamento.

Ellas en el cielo (III)

Ellas en el Sistema Solar

Venus (El Planeta de las Mujeres)

Venus, una de las deidades romanas más importantes, era la diosa del amor, la belleza y la fertilidad.  Conocida en la mitología griega como Afrodita, a su vez se le asocia con la diosa Astarté de los fenicios. Jugaba un papel muy significativo en las fiestas y mitos religiosos de Roma, siendo además la diosa de los jardines y los campos.

Venus, hija de Urano, a quien Saturno le cortó los genitales y después los lanzó al mar; al estar el semen en contacto con la espuma del mar, surgió la diosa del amor.  Venus sale del mar ya adulta,  sobre la caparazón de una almeja, y fue guiada por los vientos Céfiros hasta Chipre, donde la vistieron las Horas, para ser llevada hasta el mundo de los inmortales. Los otros dioses quedaron atónitos por su gran belleza.

Su nombre griego (Afrodita) da origen a la palabra afrodisíaco, y de su nombre en romano antiguo (Venere) proviene venerar, entre otras palabras.

En el planeta Venus, y con la única excepción del monte Maxwell, todas las características distinguibles del terreno adoptan nombres de mujeres: Cleopatra, Edith Piaf, María Callas, Greta Garbo… Hay casi 1000 nombres femeninos en los cráteres venusinos, que homenajean a mujeres  que han realizado contribuciones excepcionales o fundamentales en su campo (si tienen más de 20 km de diámetro) o nombres de pila femeninos comunes, si el diámetro del cráter es menor.

Venus es el segundo planeta más próximo al Sol y el que se acerca más a la Tierra. Es el cuerpo celeste más brillante del cielo, exceptuando el Sol y la Luna.

Es un planeta rocoso, sin satélites ni anillos. Su temperatura superficial de 462°C lo convierte en el planeta más caliente de todos, a pesar de no estar más cerca del Sol que Mercurio. Es además extremadamente seco y su presión superficial es 90 veces superior a la terrestre. Pese a que su tamaño es casi igual al de la Tierra, las circunstancias extremas mencionadas hacen que la vida en Venus sea muy poco probable.

Rota en el sentido opuesto al de la Tierra y de la mayoría de los planetas, es decir, de este a oeste. Su año es de unos 225 días, mientras que un día en Venus dura 243 días terrestres.

Ellas en el séquito de los gigantes

Los Planetas gigantes gaseosos del Sistema Solar poseen una gran cantidad de satélites. En particular, al momento de publicar este artículo se han confirmado 79 satélites de Júpiter y 81 de Saturno. Muchos de ellos llevan nombres de deidades femeninas de la mitología greco-romana. Como ejemplo podemos mencionar a Io, Europa, Callisto e Himalia en Júpiter y a Rea, Dione, Tetis y Febe en Saturno.

Io – En la mitología griega, Io era una doncella de Argos, sacerdotisa de la diosa Hera e hija de Ínaco y Melia, que fue uno de los amoríos de Zeus. Por el simbolismo de su historia, Io se identifica con la diosa egipcia Isis, y con la Astarté fenicia, mezclándose atributos e historias de las tres.

Io es el satélite galileano más cercano a Júpiter, y el tercero por su tamaño. Tiene la más alta densidad entre todos los satélites y, en proporción, la menor cantidad de agua entre todos los objetos conocidos del Sistema Solar, siendo además el que tiene mayor actividad volcánica. Sus volcanes, a diferencia de los terrestres, expulsan dióxido de azufre. Fue descubierto por Galileo Galilei en 1610.

Dione, en griego antiguo Reina Divina, es una diosa de la mitología griega, cuyo nombre es la forma femenina de Zeus. Diosa de la primera generación, hija de Urano y Gea, es una deidad de vaga presencia, que cobra protagonismo en el libro V de la Ilíada de Homero como madre de Afrodita. En este episodio, Dione parece ser la equivalente de Rea, la Madre de los Dioses, a quien Homero también situaba en el Olimpo.

El satélite Dione fue descubierto en 1684 por Giovanni Domenico Cassini. Está compuesto principalmente de agua congelada. Sin embargo, dado que Dione es la luna más densa de Saturno (exceptuando a Titán, cuya densidad es mayor por compresión gravitacional), seguramente debe tener materiales más densos en su interior, como por ejemplo rocas de silicio.

Ellas entre Marte y Júpiter

Los asteroides son cuerpos celestes rocosos, más pequeños que un planeta y mayores que un meteoroide, con tamaños que van de algunas decenas de metros a algunos cientos de kilómetros. La mayoría orbita entre Marte y Júpiter, en la región del Sistema Solar conocida como cinturón de asteroides; otros se acumulan en los llamados puntos de Lagrange (Troyanos) de Júpiter, y la mayor parte del resto cruza las órbitas de los planetas.

La palabra asteroide procede del griego, ἀστεροειδής, y significa «de aspecto estelar», en referencia a la apariencia que presentan cuando son vistos con un telescopio. Fue acuñada por William Herschel en 1802, aunque durante la mayor parte del siglo XIX los astrónomos los denominaron planetas. Hasta el 24 de marzo de 2006 a los asteroides se les llamaba también planetoides o planetas menores, sin embargo, estos términos han caído en desuso.

Hasta el 4 de noviembre de 2017 había 506,410 asteroides numerados para un total de 745.411 órbitas conocidas. El número de asteroides que habían recibido denominación definitiva ascendía a 21,157. Dada la existencia de múltiples proyectos de búsqueda, su número total crece continuamente. No obstante, si se sumara toda su masa, equivaldría solo al 5 % de toda la masa de la Luna.

En las denominaciones de los asteroides es muy profusa la presencia femenina, incluso en los asteroides más importantes. Algunos ejemplos: Ceres, Juno, Vesta, Astrea, Hebe o Iris.

Ceres fue el primer asteroide descubierto (Giussepe Piazzi-1801). En agosto de 2006 a consecuencia de una definición modificada y adoptada por la Unión Astronómica Internacional, Ceres pasó a ser clasificado como planeta enano.

En la mitología romana, Ceres era la diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad. Su equivalente en la mitología griega era Deméter. De ella reciben su nombre los cereales.

Ceres era hija de Saturno y Ops, madre de Proserpina, hermana de Juno, Vesta, Neptuno, Plutón y Júpiter. Enseñó a los humanos el arte de cultivar la tierra, de sembrar, recoger el trigo y elaborar pan, lo que hizo que fuese considerada diosa de la agricultura. Su hermano Júpiter, prendado de su belleza, engendró con ella a Proserpina.

Ceres es un planeta enano y el objeto astronómico más grande del cinturón de asteroides; su diámetro de aproximadamente 945 km lo convierte en el trigésimo tercer objeto conocido más grande del sistema solar. Es un cuerpo geológicamente activo, con volcanes de hielo y embolsamientos de un océano antiguo que han sobrevivido.

Mujeres uruguayas en el firmamento

El asteroide (16277) fue nombrado Mallada en honor a Esmeralda H. Mallada, profesora en la Universidad de la República y astrónoma. Esmeralda Mallada fue profesora de astronomía en Secundaria durante 30 años, luego se licenció en astronomía en la Facultad de Ciencias con 61 años y dio clases durante 17 años en el Departamento de Astronomía de esa institución. Con 84 años la Prof. Mallada, retirada de la actividad docente y académica, se mantiene activa dando conferencias sobre astronomía y como presidenta honorífica de la Asociación de Aficionados a la Astronomía, institución que fundó cuando tenía 15 años en 1952.

(16277) Mallada es un asteroide perteneciente al cinturón de asteroides, descubierto el 4 de mayo de 2003 por el equipo del Spacewatch desde el Observatorio Nacional de Kitt Peak, Arizona, Estados Unidos. Emplea 1671,16 días en completar una órbita alrededor del Sol.

El asteroide (5659) 1968 OA1 fue nombrado Vergara en honor a la astrónoma uruguaya Gladys Vergara Gavagnin (1928-2016), conocida por sus cálculos sobre eclipses en una época en que no lo hacían las computadoras. Se formó junto al profesor Carlos Etchecopar y Félix Cernuschi, con quien realizó la agregatura para el profesorado, antes de que existiese el Instituto de Profesores Artigas (IPA). Formó parte de la primera generación de estudiantes del Departamento de Astronomía de la Facultad de Humanidades y Ciencia. La Profesora Vergara ocupó durante décadas la Cátedra de Astronomía del Instituto de Agrimensura (Facultad de Ingeniería), hasta su retiro. También fue directora del Observatorio Astronómico de Montevideo, cofundadora de la Asociación de Aficionados a la Astronomía y del Comité Nacional de Astronomía. También fue cofundadora y secretaria del Comité Antártico Uruguayo.

(5659) 1968 OA1 es un asteroide perteneciente al cinturón de asteroides descubierto el 18 de julio de 1968 por Carlos Torres y el también astrónomo S. Cofré desde la Estación Astronómica de Cerro El Roble, Chile. Emplea 1299,40 días en completar una órbita alrededor del Sol.

Una Shakesperiana Dama en Urano (Miranda)

Miranda es uno de los cinco satélites principales de Urano. Fue descubierto por Gerard Kuiper el 16 de febrero de 1948.

Como sucede con otros satélites de Urano, su nombre procede de la obra de William Shakespeare, concretamente de “La Tempestad”. En este drama, escrito y estrenado en 1611, al final de su carrera, Shakespeare introduce elementos sobrenaturales, recurriendo al mundo de los elfos y de las hadas, mezclándolos con las aventuras humanas. Miranda es uno de los principales personajes de la obra, siendo además su único personaje femenino.

Miranda es la luna más pequeña de los cinco satélites principales que posee el planeta Urano, y es también la más cercana. Posee una órbita casi circular, con un sentido contrario a la rotación del planeta. Está compuesta de una mezcla aproximadamente igual de hielo y roca.

Las imágenes tomadas por la nave Voyager 2 en 1986 revelan que su superficie es un conjunto de rocas amontonadas. Se aprecian grandes fallas, grietas, cañones profundos y acantilados. Los astrónomos consideran que a lo largo de su evolución, Miranda puede haberse fragmentado en varias ocasiones, volviéndose a unir posteriormente.